La idea de un día nacional para concentrarse en el medio ambiente vino de Gaylord Nelson, fundador del Día de la Tierra, entonces senador estadounidense de Wisconsin, después de testimoniar los estragos del enorme derrame de aceite de 1969 en Santa Bárbara, California.
Inspirado por el movimiento estudiantil contra la guerra, se dio cuenta de que si pudiera infundir esa energía con una conciencia pública emergente sobre la contaminación del aire y el agua, eso obligaría al tema de la protección ambiental en la agenda política nacional. El Senador Nelson anunció la idea de un “debate nacional sobre el medio ambiente” para los medios nacionales; persuadió a Pete McCloskey, un congresista republicano de mentalidad conservacionista, a servir como su colaborador; y reclutó a Denis Hayes, de Harvard, como coordinador nacional. Hayes construyó un equipo nacional de 85 personas para promover eventos en todo el país.

Como resultado, el 22 de abril de 1970, 20 millones de estadounidenses salieron a las calles, parques y auditorios para manifestarse en favor de un medio ambiente saludable y sostenible en grandes concentraciones de costa a costa. Miles de colegios y universidades organizaron protestas contra el deterioro del medio ambiente. Los grupos que habían estado luchando contra derrames de petróleo, fábricas y plantas de energía contaminantes, aguas residuales sin tratar, vertederos tóxicos, pesticidas, construcción de autopistas, la pérdida del paisaje verde y la extinción de la vida silvestre, de repente se dieron cuenta de que compartían valores comunes.

El Día de la Tierra de 1970 logró un rara alineamiento político, alistando el apoyo de Republicanos y Demócratas, ricos y pobres, trabajadores urbanos y granjeros, magnates y líderes sindicales. A fines de ese año, el primer Día de la Tierra había conducido a la creación de la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency) de los Estados Unidos y la aprobación de las Leyes de Aire Limpio, Agua Limpia y Protección a Especies en Peligro de Extinción.

En la víspera de 1990, un grupo de líderes ambientales le pidió a Denis Hayes que organizara otra gran campaña.

Esta vez, el Día de la Tierra se globalizó, movilizando a 200 millones de personas en 141 países y llevando los problemas ambientales al escenario mundial. El Día de la Tierra de 1990 dio un gran impulso a los esfuerzos de reciclaje en todo el mundo y ayudó a allanar el camino para la “Cumbre de la Tierra” de las Naciones Unidas de 1992 en Río de Janeiro. También llevó al presidente Bill Clinton a otorgarle al Senador Nelson la “Medalla Presidencial de la Libertad” (1995) - el más alto honor dado a los civiles en los Estados Unidos - por su papel como fundador del Día de la Tierra.

A medida que se acercaba el milenio, Hayes acordó encabezar otra campaña, esta vez centrada en el calentamiento global y un impulso por la energía limpia. Con 5,000 grupos ecologistas en un récord de 184 países que alcanzaron a cientos de millones de personas, el Día de la Tierra 2000 combinó la gran determinación del primer Día de la Tierra con el activismo internacional de base del Día de la Tierra de 1990. El Día de la Tierra 2000 no sólo utilizó tecnología de Internet para organizar a los activistas, pero también contó con una cadena de tambores que viajó de pueblo en pueblo en Gabón, África. Cientos de miles de personas se reunieron en el National Mall en Washington, DC para un Rally de la Primera Emenda.
El Día de la Tierra 2000 envió a los líderes mundiales el mensaje fuerte y claro de que los ciudadanos de todo el mundo quieren una acción rápida y decisiva sobre el calentamiento global y la energía limpia.

Fuente:The History of Earth Day | Earth Day Network



¡Usted y yo podemos practicar los siguientes 75 métodos como demostración de amor a nuestra Madre Tierra!
1. Limpiar regularmente el ambiente doméstico y evitar usar limpiadores químicos o pesticidas.

2. Usar productos naturales como el limón y el carbón para eliminar olores, evitar el uso de fragancias químicas.

3. Cuando los cubiertos y platos no son muy grasos, lavar con agua tibia. Reducir el uso de detergente u optar por un producto natural.

4. Aumentar plantas en ambientes internos y arborizar ambientes externos, eso ayuda a disminuir la temperatura y reducir el uso de ventiladores y aire acondicionado.

5. Los electrodomésticos necesitan mantenimiento y limpieza regulares (especialmente aparatos de aire acondicionado) para reducir el consumo de energía.

6. Utilizar aparatos eléctricos con buen desempeño de ahorro de energía (consulte la etiqueta de órganos controladores del gubierno).

7. Evitar la compra de aparatos eléctricos no esenciales.

8. Utilizar ventiladores en vez de acondicionadores de aire.

9. El refrigerador debe estar colocada en un lugar fresco y sin incidencia de la luz solar, esto puede ahorrar energía. Cerrar la puerta tan pronto como retire el alimento deseado.

10. No almacenar alimentos en exceso en el refrigerador, puede ahorrar energía y reducir el riesgo de intoxicación alimentaria.

11. Utilizar lámparas fluorescentes y LED. Abrir las cortinas durante el día para reducir el uso de luz artificial.

12. Al salir de la habitación o de la oficina, apagar las luces y los acondicionadores de aire. Apagar la computadora cuando no esté en uso.

13. Utilizar más ropa para calentarse cuando el tiempo esté frío. Conecte el calentador eléctrico sólo cuando sea necesario.

14. Acumular algunos días de ropa sucia para lavar juntas, no sólo ahorra agua, electricidad y también ahorra tiempo.

15. Tomar baño en ducha en vez de bañera, así que ahorra mucha agua.

16. Para cocinar, usar más olla de presión, que ahorra combustible y tiempo, además de preservar los nutrientes de los alimentos.

17. Usar métodos de cocción como a vapor, cocidos y rehogados, el alimento queda listo más rápido y ahorra combustible.

18. Limpiar la cocina con paños, reducir el uso de toallas de papel.

19. No cocinar alimentos en exceso para evitar desperdicios.

20. Utilizar recipientes con tapa o botellas cerradas para almacenar alimentos, evitar el uso de película de plástico.

21. Comprar productos que estén adecuadamente embalados con materiales reciclables y rechazar productos envasados en exceso.

22. No comprar productos de origen animal como palillos de marfil, sello de cuerno de rinoceronte u otros productos procedentes de animales raros.

23. Los medicamentos vencidos deben ser reciclados a través de órganos responsables. Los restos de alimento deben ser reciclados para el compostaje.

24. Elegir papel higiénico blanco para reducir la contaminación por pigmentos.

25. Utilizar la afeitadora eléctrica para reducir el uso de láminas desechables.

26. Utilizar más muebles de materiales naturales, evitar usar muebles de fibras plásticas o artificiales.

27. No renovar los muebles sin necesidad. Al comprar, optar por materiales y estilos duraderos, reducir las compras innecesarias.

28. Alimentarse correctamente, reducir compromisos excesivos con banquetes a negocios y bebidas.

29. Tener hábitos de alimentarse en casa, reducir frecuentar cafeterías y restaurantes, ayudando a disminuir el desperdicio y la contaminación.

30. Preparar bebidas y alimentos en casa, son beneficiosos para la salud y ayuda en la economía familiar, además de proteger el medio ambiente.

31. Rechazar la compra de alimentos que tengan aditivos en grandes cantidades.

32. Consumir más frutas y verduras y reducir el consumo de carne, es bueno para la salud y causa menos daños a la Tierra.

33. Rechazar la compra de alimentos que necesitan transporte aéreo, ya que consumen mucha energía y contaminan el medio ambiente.

34. Rechazar la compra de alimentos muy procesados, que desperdician recursos y contaminan el medio ambiente.

35. Gustos como "forro del nido de golondrinas", aleta de tiburón, abulone, armadillo y otros animales silvestres, su consumo no sólo es cruel con la vida como perjudica el equilibrio del ecosistema.

36. Hacer té con hojas a granel, pues los tés de bolsitas desperdician recursos y aumentan la contaminación.

37. Consumir el máximo posible frutas y verduras orgánicas. Fertilizantes químicos y pesticidas perjudican la salud y el equilibrio del ecosistema.

38. Comprar productos agrícolas locales y estacionales para reducir el costo del transporte, la energía de almacenamiento y la contaminación.

39. Cargar botella con agua, evitar comprar bebidas envasadas o agua embotellada.

40. Amamantar al bebé y preparar las papilas en casa, reducir el uso de leche en polvo y alimentos para bebés.

41. Escolher roupas com mais fibras naturais (algodão, lã, cânhamo, etc.) e comprar menos produtos com fibra sintética.

42. No comprar ropa y accesorios extras sólo para acompañar la moda.

43. Vestir a los niños con ropa de segunda mano, como las de hermanos mayores.

44. Al enviar ropa para lavandería, optar por lavar con agua. Los productos químicos utilizados para la limpieza en seco contaminan seriamente el medio ambiente.

45. Rechazar productos de cuero y de pieles de animales, así los comerciantes no van a pagar por la caza de animales silvestres o criar animales por la materia prima.

46. Optar por el transporte público, dar o pedir paseo, hacer caminata. Dirigir menos el coche o pilotar menos la moto.

47. Si no hay real necesidad entonces no compre el coche. Si es necesario, hacer adecuadamente el mantenimiento o, comprar un coche eléctrico.

48. Dirigir de forma eficiente para ahorrar y reducir las pérdidas de combustible.

49. Caminar más de escaleras y reducir el uso del ascensor.

50. Mantener el ambiente de trabajo lo más verde posible con plantas de vasija o árboles, de acuerdo con el espacio disponible.

51. Evitar artículos de papelería tóxicos (como el pluma Piloto, correctivo líquido o en cinta).

52. Ahorrar el uso del papel, imprimir documentos no importantes con papel reciclado o usar impresión a ambos lados.

53. Utilizar más e-mails, boletos y documentos electrónicos, etc. para minimizar las impresiones en papel, y reducir la impresión en color.

54. Cargue cubiertos y recipiente simples para reducir el uso de desechables.

55. Hacer más actividades al aire libre, evitar centros comerciales y gimnasios cubiertos con aire acondicionado.

56. Elegir deportes no contaminantes, como Tai Chi, Qi Gong, carrera y caminata.

57. Enseñar a los niños a crear sus propios juguetes, son más educativos, económicos y dan más satisfacción.

58. Regalar con artefactos caseros y tarjetas hechas a mano, son más significativas, ahorra dinero y recursos.

59. Hacer de hecho la separación de la basura reciclable, papel usado, latas de aluminio o de estaño, botellas o potes de plástico, lámparas fluorescentes, etc., sean todos debidamente reciclados.

60. Optar por el uso de papel reciclado y otros materiales renovables.

61. No mantener animales domésticos por moda o diversión.

62. Evitar comprar ración en latas y arena para excrementos, son desperdicio de recursos y dinero.

63. Todos los elementos que son “desechables” deben tener su uso minimizado para reducir el desperdicio.

64. Comprar mercaderías que puedan ser “recicladas” y reutilizadas para reducir el desperdicio de recursos.

65. Los aerosoles dañan la capa de ozono, intentan utilizar otros substitutos.

66. Intentar usar pañales tradicionales y menos pañales desechables para reducir la basura.

67. Utilizar baterías recargables, evitar el uso de baterías comunes.

68. Las baterías usadas deben ser recicladas, no las tire fuera en la basura común, pues causarán una seria contaminación al medio ambiente.

69. Cargar pañuelo, usar menos toallas de papel para reducir la deforestación de árboles.

70. Optar por productos que utilizan energías renovables, como las calculadoras solares y los calentadores de agua solares.

71. Cargue bolsas para las compras y evitar el uso de bolsas de plástico. Si tiene que transportar en bolsas plásticas estos deben ser reutilizados.

72. No fumar, aconsejar a quien fuma que es un hábito perjudicial a sí y a los demás.

73. Rechazar comprar productos de empresas contaminantes del medio ambiente.

74. Apoyar a empresas que tengan compromiso con la protección ambiental, que no contaminan el medio ambiente y que implementen en la práctica sus responsabilidades sociales.

75. Cuidar de toda forma de vida, no matar sin justa causa y no participar de actividades de liberar vidas animales que puedan causar daños ecológicos.